Chispas: Se armó el corre corre en Carnaval de Bávaro

GRAN SUSTO FUE EL QUE PASARON LAS AUTORIDADES presentes en el Carnaval de Bávaro. Un altercado entre dos hombres terminó justo a los pies de la tarima donde estaban las autoridades gubernamentales, legislativas y municipales de La Altagracia, quienes fueron los primeros en huir.

 EL JUIDERO DE ESTOS FUNCIONARIOS PÚBLICOS fue de tal forma que fueron dignos de ser imitados por las demás personas que los acompañaban en la tarima.

COSTÓ DIOS Y SU AYUDA PARA que esa gente volviera a sentarse en los puestos asignados y disfrutar del carnaval en tranquilidad. El primero en salir corriendo fue el mismísimo gobernador de La Altagracia, Ramón Güilamo Alfonso. Santo Dios, pero que hombre que corre. Quienes lo vieron, aseguran que el atleta dominicano Félix Sánchez es un chivito jarto e’ jobo delante de este representante del Ejecutivo.

SI DE ALGO SIRVIÓ ESTE ALTERCADO fue para medir las habilidades atléticas de don Ramón, porque en un abrir y cerrar de ojos dio un salto que lo puso a salvo, cobijado entre sillas y mesas. Bien hecho, don Ramón, aprenda a defenderse, porque nadie mejor que uno mismo para cuidarse.

OTROS QUE DEJARON EL LIMPIO en medio del rebú fueron los diputados oficialistas Juan Julio Campos Ventura y su colega y compañero de partido, Hamlet Melo. Estos congresistas también demostraron que están en buenas condiciones físicas…Y que no sólo son buenos legislando a favor del pueblo, sino corriendo y dando el salto del tíguere.

 EL UNICO QUE NO SALIÓ CORRIENDO y se quedó en su asiento, como todo un macho de hombre, fue Manolito, el director distrital de esta zona turística, mientras los demás huyeron por la izquierda. Los policías rodearon al director municipal, porque el amigo Manolis insistía en mediar en el bendito altercado.

Y HABLANDO DE CARNAVAL, la gente casi que se dormía en esa fiesta cultural, porque dijeron que comenzaba a las 3:00 de la tarde y resulta que eran las 5:00, y nada. Los que sí comenzaron a doblar el codo temprano fueron las autoridades, chupando cervezas y wiski del caro. Ma’ bueno que ‘e así.