Residentes del sector Los Ríos de Anamuya enfrentan un largo rosario de calamidades

HIGÜEY. Los Ríos de Anamuya en este municipio, con cerca de 4 mil habitantes, es una comunidad que atraviesa por un largo repertorio de calamidades, por lo que optaron declararse en estado de emergencia, ya que las autoridades locales no les garantizan mejorar los servicios básicos, como salud, educación, arreglo de las vías, suministro eléctrico, y sobre todo la seguridad ciudadana.

El presidente de la junta de vecinos de esta localidad, Ignacio Mercedes (Lucas), expresó que las calles están intransitables, los niños no pueden asistir a las escuelas cuando llueve, por el lodo que se acumula; el cableado eléctrico es nulo, y para colmo de males el río Quisibaní necesita ser rápidamente intervenido, para evitar que sigan los desplomes de algunas casas construidas en la orilla.

“Queremos que las autoridades vengan en auxilio de nosotros, en especial a la alcaldesa Karina Aristy, que se recuerde que el sector Los Río de Anamuya no existe sólo para los votos en tiempo de elecciones. Que no vengan con los equipos un día y se vayan para luego no volver”, indicó Mercedes.

En cuanto a la energía eléctrica, explicó que en gran parte del sector no hay tendido eléctrico, no han colocado cables triples. Narró que como consecuencia de este desorden, hace unos días se electrocutó una vaca, porque la gente cruza alambres finos por encima de las casas y los solares, lo cual se convierte en un peligro permanente para los residentes.

El barrio está apagado, hay una cantidad enorme de solares baldíos, por lo que solicitó al Ayuntamiento Municipal destinar una brigada de limpieza y que les impongan una multa a aquellas personas que no limpien sus terrenos. “Esa situación hace que los delincuentes se escondan detrás de las malezas”, apuntó Mercedes.

También se necesitan más agentes policiales para que se fortalezcan los patrullajes, “porque cuando un ladrón está en una calle los policías están en otra y no dan abasto”. Además, cuentan con una sola motocicleta, la cual se daña constantemente y la comunidad tiene que arreglársela.

Inseguridad

Mariana Peguero, presidenta de la Asociación de Mujeres de Los Ríos de Anamuya, manifestó que otro problema que les preocupa es el río Quisibaní, el cual se está entrando en el barrio, y ya varias casas han colapsado. Pronostica que de seguir los deslizamientos en la ribera del río podría incluso haber pérdidas humanas.

En cuanto a la inseguridad, expresó que la semana pasada varios moradores manifestaron su preocupación por el envenenamiento de más de 25 perros, los cuales fueron encontrados muertos por sus propietarios, y presumen que estos crímenes lo realizaron los ladrones para poder penetrar a las casas.

Mientras que al referirse al centro de Diagnóstico y Atención Primaria, indicó que en este centro de salud carecen de un médico de emergencia que permanezca por lo menos hasta las 11:00 de la noche, porque si se enferma alguien hay que trasladarlo hacia el hospital que les queda muy retirado.

También se necesitan odontólogos, ya que los residentes demandan mucho ese servicio. Asimismo, enfatizó que el Gobierno dice que su prioridad es la educación, pero hay muchos niños que perderán este año de clases porque no hay un centro que los reciba.

En tanto que el expresidente de la junta de vecinos, Elías Corporán Brito, sostuvo que recientemente se reiniciaron los trabajos de la escuela básica que se construye en la comunidad, la cual tenía más de cinco meses paralizada. Pero se sienten esperanzados en que la culminarán para que ya no haya tantos niños sin recibir el pan de la enseñanza.

Mientras que el ingeniero encargado de la obra, Pedro Troncoso, agregó que la escuela tiene un presupuesto de 90 millones de pesos, contará con 24 aulas, área administrativa, dos canchas deportivas, comedor, verja perimetral, área de educación inicial y los trabajos se encuentran en un 50 por ciento.

Aclaró que la obra estaba paralizada, porque el proceso de transición de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE) no había concluido.

Carretera

El señor Corporán Brito también señaló que el tráfico que se produce en la carretera principal que da acceso a todos los hoteles de la zona de Verón, Bávaro y Punta Cana convierte en peligro la entrada de Anamuya. Es por eso que se suma al llamado que hacen los “motoconchistas”, de que se coloquen algunos reductores de velocidad, ya que murieron seis personas fruto de los accidentes de tránsito en ese tramo.

De igual forma, Francisco Augusto, vicepresidente de la parada de “motoconcho” que opera en la entrada de Los Ríos de Anamuya, explicó que la hora más peligrosa es al caer la tarde. Dijo que ha tenido que presenciar varios accidentes de tránsito que ocurren a diario, por lo que solicitaron encarecidamente a las autoridades la colocación de varios reductores de velocidad.

También, pidieron que les faciliten una carpa que les permita guarecerse del sol y de las lluvias, así como también una parada techada para los cientos de trabajadores que tienen que esperar su transporte en la entrada de Anamuya. Señalan que cuando llueve estas personas se ven obligadas a cruzar para la estación de combustible que está próxima y se exponen a ser atropellados, como ya se han visto algunos casos.

Por otro lado, el comunitario Lázaro Mercedes dijo que se han propuesto limpiar un metro en un carril de la calle, para que las personas puedan cruzar sin arriesgarse a ser atropellados por un vehículo. Dijo que serían 20 mil metros lineales, que van desde el sector Los Ríos de Anamuya hasta la entrada de Anamuya, ya que hay un 80 por ciento de trabajadores hoteleros que todos los días tienen caminar hacia la entrada a tomar la guagua que los transporta.

Del mismo modo, deploró que a diario se registran accidentes.