La vuelta a clases inició con cientos de alumnos fuera de las aulas en escuelas Verón-Punta Cana

Bávaro. Con el inicio del año escolar 2017-2018 vuelven a repetirse las carencias que tiene este distrito municipal en cuanto al tema educación. Sólo en el Hoyo de Friusa al menos 250 niños se quedarán sin recibir el pan de la enseñanza.

Y es que en ese sector sólo cuentan con una pequeña escuela primaria, la Escuela Nazaret, y además está en construcción un liceo que aún no finalizan, por lo que las esperanzas de estos niños y jóvenes de tener un centro educativo a su alcance, aún se torna muy lejana.

Los estudiantes de Verón-Punta Cana también continúan sin transporte, sin cupos en las escuelas y con una serie de dificultades que le obstaculizan su correcta formación académica. De igual modo, los centros educativos siguen padeciendo de falta de profesores y de infraestructuras que alberguen cómodamente al estudiantado. Neris Geraldino, directora de la Escuela Nazaret, dijo que tienen inscritos 500 niños.

Destacó que aún no ha cerrado las inscripciones, por la situación de la comunidad de que las personas se van y vuelven, según cambian de empleo. Geraldino indicó que posee un listado de más de 250 niños que no entrarán a clases durante este año escolar. “Vienen siendo más, pero esos son sólo los que yo logré captar.

Neris Geraldino, directora del Centro Educativo Nazaret.

Pero se vienen quedando más de 500 niños, porque hay que contar los que son de (Educación) Media y de Básica, y son muchos los de Media que se van a quedar”, explicó Geraldino. Los más de 250 niños que esta maestra tiene en un listado corresponden solamente al nivel básico. Geraldino opinó que la única dificultad que tiene su plantel es la falta de espacio para seguir aceptando estudiantes.

El liceo Francisco del Rosario Sánchez es otra de las instituciones educativas con que cuenta este distrito Verón-Punta Cana. Su directora, Inmaculada Santana, explicó que el cupo de este liceo es para 580 estudiantes, la misma cantidad que recibieron el año escolar pasado. “Del único grado que hemos recibido inscripciones es de séptimo, porque los demás grados se completan con los mismo estudiantes del año escolar pasado”, precisó.

Santana señaló que han ido a inscribirse unos 50 estudiantes y no han encontrado cupo en el liceo que dirige. Las necesidades primordiales de esta entidad educativa son las mismas del año anterior, entre ellas la falta de un comedor para el programa de Tanda Extendida, ya que los niños tienen que comer en las aulas.

También requieren la construcción de un multiuso para las actividades educativas y culturales que desarrollan. Sumado a esto, necesitan maestros en las áreas de Lengua Española, Matemáticas y Ciencias Naturales.

Santana motivó a los padres a que recuerden que la escuela no puede sola, y que ellos son un centro educativo, no una guardería, por lo que deben darle seguimiento a sus hijos y hacer visitas periódicas para ver cómo va su hijo.

LA CEIBA Y MACAO

Tanto en la localidad de La Ceiba como en la de Macao hay una escuela básica, por lo que carecen de liceos que provean la educación Media.

Delmi Mercedes, director docente de la Escuela Trina Moya de Vásquez, de La Ceiba.

Delmi Mercedes, director de la Escuela Básica Trina de Moya Vásquez, dijo que hasta el momento tenían inscritos alrededor de 802 estudiantes. Mercedes destacó que les hace falta personal docente, aunque le han comentado que estos estarán llegando próximamente.

En este plantel necesitan de 16 a 18 maestros para los distintos grados. “Ya salen nombraos ahora y en esta semana los envían a trabajar a este escuela”, comentó. Mercedes destacó que por este ser un distrito turístico la inmigración es inmensa por lo que diariamente recibe padres en búsqueda de inscribir a sus hijos. Al tener ya los cursos completos ese tipo de estudiantes se quedan fuera.

“Pero en particular, de aquí de la comunidad de La Ceiba no se nos ha quedado nadie. Incluso, nosotros terminamos el pasado año escolar con 740 estudiantes y esos están inscritos, y hemos aceptados más que vienen desde otros lugares”, argumentó Mercedes.

En la Escuela Básica Trina de Moya Vásquez se imparte desde el prescolar hasta el 8vo grado. Mercedes informó que el lunes iniciaron las inscripciones para los estudiantes de Secundaria (primero, segundo y tercero de bachillerato) que se estarán impartiendo en la escuela vieja de La Ceiba.

La nueva medida se adoptó porque los estudiantes de bachillerato debían ir al distrito municipal de La Otra Banda en búsqueda de la enseñanza. “Ahora se va a habilitar lo que es la escuela vieja de La Ceiba”, manifestó.

En la comunidad de Macao la historia es distinta. En abril de este año el presidente Danilo Medina inauguró la nueva Escuela Básica Camila Henríquez Ureña que cuenta con 12 aulas, pero esta estructura aún no ha sido entregada a la comunidad, por lo que las clases vuelven a impartirse en el viejo plantel escolar.

Ivelisse Valdez, directora de la Escuela Primaria Macao, comentó que la mudanza de este plantel hasta las nuevas instalaciones aún no se ha dado, por lo que docencia se está impartiendo en el viejo plantel. Comentó que tienen inscritos 345 estudiantes y que aun están recibiendo nuevas inscripciones. Valdez destacó que han insertado el séptimo y octavo que no lo tenían dentro de su propuesta educativa.

Que recibirán más estudiantes porque el plantel al que esperan ser movidos es mucho más grande. “Supuestamente nos lo van a entregar pronto, lo que pasa es que estamos a la espera de los maestros, porque como en la escuela chiquita no somos suficientes estamos esperando que los maestros que van a trabajar con nosotros sean asignados”, informó Valdez.

Dijo que necesitan diez profesores para iniciar labores en ese nuevo plantel escolar. Dentro de las necesidades que tienen esta la falta de recursos educativos, materiales de apoyo, recursos didácticos, hasta utensilios de limpieza.

Valdez recalcó que al ser movidos a una escuela nueva van a necesitar muchos utensilios de todo tipo, porque aún no tienen nada. También agregó que se sienten satisfechos y ansiosos por mudarse a la nueva escuela.

“Allá vamos a tener mayor espacio y calidad en lo que hacemos, porque los maestros tienen mucha vocación pero a veces las condiciones no les son favorables”, recalcó Valdez.