Los estudiantes pudieran recuperar el tiempo perdido, pero sólo con trabajo intenso y personalizado.

Estudiantes de Escuela Verón II enfrentan el reto de recuperar dos meses perdidos de docencia

Verón. Los 200 estudiantes de la Escuela Básica Verón II, del sector La Cristinita, que apenas la semana pasada iniciaron el año escolar debido a que las maestras permanecían bloqueadas por el Ministerio de Educación, pudieran quedarse con lagunas y rezagos en el aprendizaje, por la falta de tiempo para desarrollar el contenido que conlleva un cuatrimestre.

Dadas las condiciones de que sólo queda un mes y algunos días de clases para que finalice la primera parte del año escolar 2017-2018, los estudiantes que cursan desde primero hasta quinto de básica quedarían sin tiempo para recibir las enseñanzas correspondientes a este período.

El psicólogo Carlos Mota explica que el diseño del año escolar es de ocho a diez meses de clases, y en ese tiempo se calcula el período de adaptación y reforzamiento, pero que la situación de estos niños de la escuela Verón II no permite que estos agoten este proceso.

Los estudiantes, según el calendario académico, deben agotar ocho periodos evaluativos por los cuales se le asigna calificación, por lo que se les registran ocho calificaciones, más las de los exámenes finales, evaluación que los estudiantes de la escuela Verón II no tendrán por el factor tiempo.

Mota señaló que en el caso de esos estudiantes que se reintegran ahora, a casi un mes de terminar el proceso valorativo del primer cuatrimestre y cerca de los exámenes, se debe tomar un plan de acción diferente.

“Se supone que el Ministerio de Educación nos exige poner cuatro notas y un examen en un cuatrimestre; luego, cuatro notas y otro examen en el segundo cuatrimestre. Entonces, esos chicos no tienen esas tres notas pasadas”, argumentó Mota. Destacó que Educación podría alargarles el año escolar a esos estudiantes, y en vez de terminar en junio, como está pautado el fin del año escolar, finalizar en agosto.

Para Mota, las exigencias del Ministerio de Educación ameritan que se ponga dicho número de evaluaciones, las cuales están muy relacionadas con la cantidad de temas que se introducen en el año escolar.

“Usualmente, a los chicos en aulas se les introducen, dependiendo del grado, de diez a ocho temas nuevos. Si están en (Educación) Media, pueden llegar a ser entre 12 y 14 temas nuevos para ellos en un año escolar, y cada uno de esos temas tiene un tiempo de desarrollo para evitar que los que se queden atrás se queden con lagunas”, mencionó.

Estos niños están entre primero y quinto curso de primaria.
Estos niños están entre primero y quinto curso de primaria.

Mota cree que estos estudiantes pudieran recuperar el tiempo perdido, pero sólo con un trabajo intenso y personalizado. Pero la situación se complica, porque este plantel educativo nada más cuenta con tres maestras, y una de ellas es la directora. Los cinco grados son impartidos en dos tandas, por lo que cada maestra debe estar tanto en la mañana como en la tarde.

Cada vez que surge una reunión en el Distrito Educativo 12-0, al cual pertenece este centro, al menos la directora debe acudir, y entonces esto afecta ese día la labor docente para sus estudiantes. Por todas estas razones es que el sicólogo Carlos Mota entiende que Educación debe desarrollar un programa especial para esos niños, con el cual lograría que alcancen las competencias correctas.

Cree que con el sistema de ponerles tareas sólo agotarían la cantidad de contenido, pero no garantiza que ellos lo aprendan, sobre todo porque se trata de una población de niños pequeños que cursan los ciclos de primero a quinto de primaria. “Ellos deberían de estudiar por esa zona la clase de estudiantes y maestros que tienen, para saber cuál sería el método más objetivo a desarrollar”, destacó Mota.

Para este orientador, en primero, segundo y tercero se fortalece mucho la lectura, escritura y los procesos matemáticos, por lo que cada uno de esos cursos es una pieza clave para adquirir esas habilidades.

Aseguró que si se hace el trabajo de manera condensada, dándoles a los estudiantes todo el contenido en trabajo y tareas, no podrán asegurarse de que esos niños desarrollen las competencias necesarias, por lo que quedarían lagunas en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

AUTORIDADES DE EDUCACIÓN

Nicolás Cedeño, director del Distrito Educativo 12-01, que comprende las escuelas del municipio de Higüey, dijo que ellos como parte del Ministerio de Educación han elaborado un plan para recuperar el tiempo de clases perdido en la escuela Verón II del sector La Cristinita.

Sobre ese plan, detalló que “cada maestro tiene que recuperar ese tiempo y aparte de eso, al final del año escolar, se calendarizan una semana, quince días y a veces hasta un mes, de acuerdo a la cantidad de tiempo que se ha perdido durante el año escolar”.

Cedeño declaró que la forma en que los profesores irán recuperando el tiempo perdido será asignándoles tareas a los niños. También, colocándoles compromisos adicionales para que ellos trabajen durante su tiempo libre en su casa con la ayuda de sus padres y familiares.

Alegó que estos planes el Ministerio de Educación los tiene preestablecidos para este tipo de casos. Dijo que en el caso de los maestros nuevos se les dan instrucciones para que recuperen el tiempo que se ha perdido o para que “por lo menos vayan encaminando algo”.

Resaltó que “comúnmente el Ministerio de Educación, al final del año escolar, establece un trabajo para recuperar los días que se han perdido durante el año escolar completo, incluyendo los días que se pierden por lluvias y por los fenómenos naturales, reuniones de Asociación Dominicana de Profesores (ADP), y así”.

Aseguró que estos niños recibirán sus exámenes normales al final de cada cuatrimestre, como lo establece el calendario escolar.

DIRECCIÓN DE LA ESCUELA

La directora y maestra de este plantel escolar, Stacy García, manifestó que iniciaron las clases la semana pasada y que están bastantes atrasados, ya que comenzaron con el tiempo encima y han estado tratando de agilizar lo más que pueden Señaló que aún no han ideado ningún tipo de plan, programa o guía para recuperar ese tiempo perdido.

Recalcó que comenzaron el lunes de la semana pasada, de la misma forma en que inician un año escolar normal. Dijo que han asistido pocos estudiantes, al menos 60 de los 200 que tienen inscritos, y cree que esto se debe a que pocos saben que las clases reiniciaron, además de los casos en los que los padres aún no han podido comprar el uniforme escolar para sus hijos.

García explicó que a las maestras de esa escuela sólo se les pagó un mes, por lo que aún tienen pendientes de tres a cuatro meses. Dijo que se reunieron hace poco con las autoridades del Distrito Educativo 12-01, donde les pidieron algunos documentos que servirán para el reclamo de sus casos ante el Minerd.

La escuela Verón II necesita una profesora más, puesto que las funciones de la directora en muchas ocasiones le impiden dar las clases que le corresponde como maestra.