EN BUEN SENTIDO / Nuestra Señora del Pilar

[email protected]

La advocación mariana de la Iglesia católica a la imagen de la Virgen de Nuestra Señora del Pilar, también deber ser parte de la identidad de Verón-Punta cana.
El Distrito Municipal Verón-Punta Cana, en camino a ser definido como una comunidad, es necesario establecer los elementos que son parte de su identidad. Las características que lo distinguen como grupo humano, apegado a la memoria de sus individuos, su historia y a la apariencia física del paisaje, esta amalgamado en todos los símbolos e imágenes que lo describan.
Para los devotos, la Imagen de la Virgen del Pilar es un signo y símbolo, coronada y ataviada con un vestido abotonado como pilar o columna que representa solidez, firmeza y confianza. El calendario litúrgico debe resaltar su espiritualidad cada 12 de octubre, fecha para que la Junta Distrital la celebre como su patrona, promoviendo sus rasgos entre los residentes de Verón Punta Cana como elemento de su identidad, cultura y tradición.
La marca destino que figura, simboliza y nos da forma y colores como sociedad, está vinculada a nuestra herencia histórica y social, que como pueblo nos diferencia y somos distinguidos en el mundo turístico como destino estable y seguro.
Siendo hoy el día de la fiesta de Nuestra Virgen del Pilar, es el momento para exaltarla en nuestra comunidad, para que las autoridades locales la asocien como su soporte y amparo espiritual. En tal sentido, implica motivar a otros sectores para que de una vez por toda, sea terminada la iglesia que llevara su nombre, como forma de reconocerla, integrándola al perfil del pueblo, como unidad en la diversidad representada por el turismo como actividad económica y social. Las características que marcan a Verón-Punca Cana, son aquellas establecidas por sus habitantes en sus manifestaciones.
Como Verón-Punta Cana pertenece a la zona pastoral de la Diócesis Nuestra Señora de la Altagracia, su Consejo Diocesano le corresponde estudiar, valorar y guiar a la Junta Distrital a adicionar los atributos de la Virgen del Pilar como parte de su identificad.
Día como hoy debería de ser de regocijo distrital y como parte de las fiestas patronales, llamadas a ser un período de expresión cultural y religiosa, de festivales de música y gastronómica, que busquen glorificar, consolidar y proyectar lo distintivo de Verón-Punta Cana. La incorporación de la imagen de Nuestra Señora del Pilar como ícono religioso a la comunidad, es para que le sirva de columna y protección.