Productos vencidos en Bávaro
Los establecimientos comerciales expendedores de alimentos deben cumplir con las exigencias de ley para desarrollar tal actividad.

Verón-Punta Cana: Las autoridades mantienen la mira en venta de productos vencidos y con sobreprecio

Verón. Las autoridades sanitarias y del área de Industria y Comercio en la provincia La Altagracia, se mantienen en constante monitoreo a los diferentes establecimientos comerciales, a los fines de detectar y evitar la venta de productos vencidos, adulterados y con sobreprecio.

Esta provincia constituye una de las áreas del país de mayor dinamismo económico, turístico y ganadero, en constante crecimiento, por lo que tanto su población como los visitantes son vulnerables a la acción inescrupulosa de quienes quieren obtener dinero con la manipulación inadecuada de productos básicos, y que pueden poner en riesgo la salud de las personas.

En anteriores ocasiones, las autoridades provinciales han procedido al decomiso de miles de envases de lechen polvo, por no cumplir con las normas sanitarias de rigor, así como medicamentos y alimentos vencidos o adulterados.

Al respecto, la directora provincial de Salud, Mayra Paula Vargas, indicó que desde el año pasado este despacho ha efectuado varios operativos que consisten en la revisión exhaustiva de etiquetado, registro sanitario y condiciones de los enlatados y envasados, principalmente los lácteos, para lo cual realizan una serie de inspecciones semanales.

Mayra Paula Vargas,

Dijo que para la próxima semana estiman desarrollar una jornada especial de fiscalización de productos básicos en toda La Altagracia, a los fines de verificar el cumplimiento de la permisología correspondiente que debe poseer un establecimiento comercial para la expedición de alimentos y medicinas.

“Estamos visitando los supermercados y colmados, básicamente, no sólo de Higüey como núcleo urbano de la provincia, sino que estamos en Verón, Bávaro, Yuma y todas las localidades de esta demarcación, evaluando sobre todo el registro sanitario y condiciones de los productos que allí se expenden”, precisó Paula Vargas.

Asimismo, la funcionaria señaló que los operativos se efectúan de manera permanente. Esto así, en virtud de que es un tema delicado diariamente la ciudadanía corre el riesgo de consumir algún producto que puede incidir en el correcto desenvolvimiento de la salud humana. Informó que en los establecimientos donde han detectado estas irregularidades proceden inmediatamente a retirar el producto, además que se aplican las sanciones correspondientes al propietario, con un plazo de tiempo para que incorpore los parámetros de ley en torno al expendio especifico de alimentos y medicinas.

“Nosotros, en estas inspecciones, nos apoyamos de la Dirección General de Medicamentos, Alimentos y Productos Sanitarios (Digemaps), que prácticamente es nueva y todas las semanas realizan una fiscalización constante de las farmacias”, acotó.

Paula Vargas exhortó a los comerciantes de alimentos y productos básicos que apliquen las medidas vinculadas a este ramo, porque el Ministerio de Salud, a través de sus direcciones, inspecciona y fiscaliza los plazos que se otorgan para que el establecimiento pueda regularizarse, y en caso de no ocurrir, el Ministerio Público cerrará el local.

De su lado, el coordinador de Salud Ambiental de la provincia La Altagracia, Juan Bautista Polo de la Rosa, explicó que como instancia adscrita al Ministerio de Salud velan por el correcto desenvolvimiento del expendio de alimentos, medicinas y productos de consumo básico, para lo cual cuentan con un programa especial de vigilancia de la calidad de estos.

“Tenemos que vigilar de que estén cumpliendo con las normas fundamentales, como lo es el registro y la licencia sanitaria. Para lograr esto, los expendedores deben garantizar el saneamiento de los empleados, que incluye análisis y certificados de salud; evaluación de la planta física; condiciones de higiene, manejo de control de plagas, entre otros”, puntualizó.

Polo de la Rosa refirió que quienes deben ajustarse a esta normativa, son los propietarios de restaurantes, fábrica de alimentos, colmados, pica pollos y comedores. En tal sentido, aseveró que permanentemente realizan un levantamiento de este tipo de establecimientos, ya que siempre están surgiendo, para saber dónde están y el tipo de negocio.

Super Pola en Bávaro
Super Pola en Bávaro

Una vez desarrollan la fiscalización, se reúnen con el dueño del establecimiento y le orientan sobre todo lo relacionado al correcto manejo de los alimentos. “En todos los locales que hemos visitado, determinamos que un casi 100% cumplen con las normas.

Sin embargo, hay otros que no hemos visitado y en los próximos días estaremos visitándolos”, añadió. Las personas que deseen denunciar algún negocio de expendio de alimentos deben suscribir una carta dirigida a la Coordinación de Salud Ambiental, donde solicitan una inspección para verificar si posee una licencia sanitaria, que es de carácter obligatoria.

FISCALIZACIÓN DE PRECIOS

La zona turística de Verón-Punta Cana, por su acelerado crecimiento y dinamismo económico que la caracteriza como uno de los destinos predilectos del Caribe, los productos de primera necesidad suelen ser más elevados, en comparación con otras localidades de la provincia La Altagracia y otras regiones del resto del país.

La mayoría de las personas qu residen en esta localidad han optado por, de vez en cuando, hacer sus compras en Higüey, porque aseguran que les sale más barato. Y es que también abunda la especulación.

En algunos colmados de Verón, por ejemplo, un huevo se mantiene por el orden de los seis pesos, mientras que en supermercados o los minimarkets ubicados en Bávaro tienen un precio de hasta casi el doble. Lo mismo pasa con productos como desodorantes, jabones, champú, fundas de pan, queso, jamón, leche, jugos, entre otros.

Andrés van der Horst.
Andrés van der Horst.

El asesor turístico del Poder Ejecutivo para la región Este del país, Andrés van der Horst Álvarez, y quien ha ocupado diversos cargos vinculados al área comercial, manifestó que organismos del Estado como el Instituto Nacional de Protección de los Derechos del Consumidor (Pro consumidor), velan porque no se den casos de especulación en ninguna de las provincias.

“Se ha venido trabajando para que el consumidor se empodere de las denuncias, a través de las diferentes vías, y para ello este organismo ha utilizado inclusive herramientas tecnológicas que faciliten el alcance del usuario”, afirmó.

Van der Host indicó que este ente no sólo fiscaliza el tema de los sobreprecios, sino que apoya al Ministerio de Salud en la inspección de productos adulterados o vencidos. A su juicio, en la provincia La Altagracia no se dan muchas denuncias de especulación y, por el contrario, sí múltiples ofertas y competencias con mínimas diferencias de precios.

 INSPECCIONES

Pro consumidor, en su informe correspondiente a los resultados obtenidos durante el primer semestre de este año, y como parte del Plan Nacional de Inspección realizado a productos y establecimiento que comercializan alimentos, ha realizado un total de 1,685 fiscalizaciones en el sector alimentos, abarcando las principales provincias del país, visitando supermercados grandes y pequeños, cafeterías, panaderías, colmados, comercializadoras de agua, bares y restaurantes.Pro Consumidor

En lo que respecta a los bares y restaurantes, cafeterías y panaderías, se han visitado un total de 618 establecimientos, de los cuales el 74.14% cumplen con las normativas nacionales vigentes en materia de calidad de los bienes y servicios, inocuidad y seguridad alimentaria. En lo relativo a la comercialización del agua embotellada y hielo, se han inspeccionado 88 establecimientos, donde se han detectado algunas irregularidades con respecto a los requisitos exigidos por la ley, para lo cual crearon un programa destinado a fortalecer este ramo.

Asimismo, ha efectuado 611 visitas, donde se evidenciaron 5,457 productos no aptos para la venta, por encontrarse estos vencidos, en mal estado, oxidados, abollados y sin etiquetas. Mientras que en los supermercados desarrollaron 360 inspecciones, en las que se decomisaron 48,358 vencidos, con incumplimiento a la norma de etiquetado, latas abolladas y oxidadas.